31 dic. 2013

Galletitas ricas para despedir el año


No podía despedir el año sin una receta. El 2013 ha dado mucho para mí en cuanto a repostería se refiere. Allá por el mes de marzo conseguí sacar del horno mis primeros cupcakes aceptables y desde entonces todo ha ido a mejor. Me lo he pasado en grande horneando sin parar, aprendiendo y fracasando a veces, leyendo recetas, comprando utensilios, libros, ingredientes..., tratando de hacer fotos mejores. Sin duda, el 2013 ha sido un año inolvidable por sus buenos ratos en la cocina, mientras mis niños entraban y salían llenándolo todo de juguetes, interrumpían en mitad del batido de un frosting, lloraban o querían "ayudar" a mamá, jajajaja. Menos mal que el padre ha estado siempre al quite de todo para que yo pudiera seguir practicando mi hobby. Me encantaría que el 2014 fuera igual de gratificante.

Para poner fin a este año tan dulce os traigo una receta sencillita y rica: unas galletas de mantequilla y almendra deliciosas, que gustan a todos y son muy agradecidas de hacer. Las galletas dan poco trabajo si las comparamos con la elaboración de unos cupcakes. Así que os animo a que os pongáis manos a la masa. Esta receta es perfecta para hacer en estos días de vacaciones con niños en casa.


INGREDIENTES
(para unas 20 galletas dobles )
-120 gr. almendras molidas
-185 gr. harina trigo
-100 gr. azúcar glas
-120 gr. mantequilla a temperatura ambiente
-1 huevo
-1 cucharadita de vainilla (extracto, pasta, esencia...)
-1/2 cucharadita de levadura
-1 pizca de sal


ELABORACIÓN
-Tamizar los ingredientes secos menos la almendra (harina, levadura, azúcar y sal) y reservar.
-Batir la mantequilla hasta que esté cremosa.
-Añadir el huevo, la vainilla y la almendra y mezclar ligeramente.
-Por último, sumar los ingredientes secos y mover hasta que la masa haga pequeñas bolas.
-A continuación, amasar a mano para unir la masa.
-Dividir la masa en tres partes, envolverlas en film transparente y meterla en la nevera durante al menos 1 hora.
-Cuando llegue la hora de cortar las galletas con los cortapastas, hay que tener en cuenta varias cosas importantes que nos facilitarán el trabajo (bueno, aquí cada persona tendrá sus propios trucos, pero yo os cuento los míos, que para eso es mi blog ):
  • Trabajar siempre sobre un papel vegetal o papel para hornear (evita que la masa se peque a la superficie de trabajo).
  • Enharinar el rodillo cuando vayáis a estirar la masa y cada vez que sea necesario (si no, la masa también se pega al rodillo). Otra opción, es poner otro papel vegetal encima y pasar el rodillo sobre el papel.
  • Pasar por harina los cortapastas antes de usarlos.
  • (En resumen: ¡HARINA POR TODAS PARTES PARA EVITAR QUE SE PEGUE!)
  • ¡Ah! Y también respetar el tiempo de refrigerado, pues se manipula mucho mejor la masa cuando está fría.
-Pasada la hora en la nevera, sacar una de las partes, estirarla hasta que tenga medio cm. de grosor y cortar con la forma deseada. En este caso yo he usado números (2014) y letras (XMAS) y además las he rellenado de mermelada de fresa. Hice además otras sin rellenar, porque me moría de ganas por usar este cortador de mini hombrecito que vi el otro día en la tienda TIGER.


El mini hombrecito es la caña, de verdad, no puede quedar más mono, tan pequeñín y tan bien formado. Aquí lo podéis ver a la sombra de unas setas de crochet hechas por la Señora Armadilla, del blog "La Armadilla Invencible". Si tenéis oportunidad, no dejéis de visitar su blog. La Señora Armadilla es una experta en hacer cuadernos mágicos, crochet maravilloso, dulces y salados riquísimos, pero sobre todo es una maestra en describir la vida cotidiana con mucho humor, ácido e inteligente. 

Sigamos con la receta... Nos habíamos quedado cortando la masa (☺ ☺ ☺)

-Una vez cortadas las galletas, colocarlas sobre papel vegetal en la bandeja y hornear a 160º unos 12 minutos. Están listas cuando a empiezan a dorarse ligeramente por los bordes. Si pensáis rellenarlas de mermelada, chocolate o lo que sea, 5 minutos antes de que acabe el tiempo, abrid el horno y con la parte convexa de una cucharilla haced un pequeño hueco en la galleta que va a llevar la mermelada-chocolate-o lo que sea (así evitaréis que sobresalga de la galleta).
-Dejarlas enfriar unos minutos en la bandeja del horno hasta que se endurezcan un poco y luego pasarlas a una rejilla para que pierdan la humedad por debajo.

Están tan buenas... Yo aún las estoy oliendo. Las acabo de hacer y han dejado un olor estupendo en toda la casa. 

Sólo me queda desearos: ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! Que seáis muy felices esta noche y siempre.


¡Hasta pronto!

Besos a todos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leerme y visitar mi blog. Me encantaría que me dejaras un comentario, ¿te animas?